EL PORTAL DE LA PSICOTERAPIA Y EL PSICOANÁLISIS RELACIONAL

Un Diálogo entre la Clínica y la Sociedad

Curso on-line

Contactar

Trastornos de Personalidad. Perspectiva Relacional

TRASTORNOS DE PERSONALIDAD: PERSPECTIVA RELACIONAL (PROTOTIPOS DE LA PERSONALIDAD, DELIMITACIÓN Y TRATAMIENTO EN PSICOTERAPIA RELACIONAL) 

Presentación:

El presente curso va dirigido tanto a los alumnos del Master en Psicoterapia Relacional, como a aquellos profesionales interesados en profundizar en la temática clínica de la personalidad y su relevancia para la clínica general y para la psicoterapia de orientación dinámico-relacional  

Muchas personas después de estar un tiempo en terapia perciben que están intentando cambiar está conectado con lo que son, con su forma de relacionarse, sus patrones de comportamiento interpersonal. La personalidad se define como las formas relativamente estables de pensar, sentir, comportarse y relacionarse  con los otros, algunos de estos procesos son conscientes y otros inconscientes y automáticos (o implícitos). Si nuestros modos de pensar, sentir o actuar se vuelven problemáticos, pueden constituir lo que se conoce como trastornos de personalidad. Todo ser humano está dotado de una personalidad. No hay una línea de separación estricta entre un tipo de personalidad y un trastorno de la misma, no sólo porque se afirme que el funcionamiento humano cae en un continuo, sino porque el sistema de valores delimita lo que es un trastorno y lo que no. Se plantea la existencia de un trastorno de personalidad cuando la persona no puede realizar sus actividades vitales habituales, de trabajo, estudio y ocio. Por otra parte, se puede tener una personalidad obsesiva sin padecer un trastorno obsesivo de la personalidad, y lo mismo se puede decir de la fobia y de la histeria. Debemos diferenciar, por tanto, los trastornos de la personalidad de los síndromes, o conjuntos de síntomas, de los efectos provocados por un daño cerebral y de las psicosis.

Este curso ofrece una clasificación propia y peculiar de los prototipos y de los trastornos de la personalidad, elaborada a lo largo de varias décadas, ilustrada con numerosas viñetas clínicas y sin perder de vista la orientación práctica del diagnóstico de cara a la psicoterapia relacional. Si el psicoterapeuta relacional se caracteriza por una forma peculiar de posicionarse ante el paciente, este curso busca orientar al terapeuta sobre la variedad de vínculos que puede encontrarse en la consulta y de esta forma plantearse su forma personal y peculiar de relacionarse en cada una de las constelaciones interpersonales de que está hecho el encuentro analítico, como campo co-construido. Para comprender al paciente son útiles conceptos como transferencia, contratransferencia, interpretación, desvelamiento, resistencia, enactment y muchos otros, pero también es necesario tener en cuenta los prototipos de personalidad entendidos, según hemos dicho, como patrones semipermanentes de relacionarse con el entorno.

Programa:

  • Módulo 1 - Cuestiones introductorias. La persona desde el enfoque relacional
  • Módulo 2 - Las emociones y la motivación
  • Módulo 3 - Evolución de los Mecanismos de Defensa y su papel en la Personalidad
  • Módulo 4 - Diagnóstico y clasificación en la Psicopatología Contemporánea. La personalidad normal y patológica
  • Módulo 5 - Las personalidades de la posición confusional
  • Módulo 6 - Las personalidades de la posición depresiva
  • Módulo 7 - Las personalidades de la posición esquizoide
  • Módulo 8 - Enfoque terapéutico y casuística (I)
  • Módulo 9 - Casuística (II). Integración final: debates actuales a través de diferentes autores.

Objetivos didácticos

A lo largo del estudio de este curso, el alumno podrá alcanzar los siguientes objetivos:

1.  Comprender los aspectos conceptuales básicos que le permitan dominar la definición de la personalidad en relación y sus implicaciones terapéuticas. Entre esos elementos ocupan un lugar destacados los mecanismos de la emoción y la motivación. En relación con ello, y de forma muy relevante, los mecanismos de defensa en su modos diferenciales de agrupación que constituyen los tipos de personalidad.

2.  Alcanzar una sistemática en el análisis de los patrones comportamentales y relacionales de los individuos y grupos familiares. De forma convencional concretamos los prototipos de la personalidad en nueve, separados tres a tres mediante las tres posiciones básicas (esquizoide, confusional y depresiva) y los tres modos motivacionales (agresividad, apego e indefinición).

3.  La diferenciación de los estilos peculiares que permite avanzar en la comprensión del proceso de enfermar, de las múltiples maneras del sufrimiento, de cómo se adquieren y mantienen.

4.  Adquirir los principios básicos de cómo aplicar los anteriores conocimientos al trabajo terapéutico, en la determinación de los fines que se persiguen y negocian con el paciente y los caminos que deben recorrerse para alcanzar dichos fines. Se proponen para ello una serie de observaciones de tipo “técnico”.